Lanjarón, el oasis que mira al Mediterráneo

Compartir:

Lugar de interés

Ruta patrocinada por el alojamiento:

Casas Rurales Venta De Los Herradores



Descripción del lugar


La puerta occidental de la Alpujarra ofrece diversas rutas que discurren por el escalón natural entre la costa mediterránea y Sierra Nevada, donde se yerguen los picos más altos de la península ibérica. Lanjarón resume toda la belleza de la Alpujarra y guarda el mejor clima del Valle. Al girar la última curva de la carretera y ver el pueblo tendido a los pies del cerro del Caballo, se observan las frondosas montañas, por las que discurre el sendero del Saladillo hacia Tello, aunque antes de iniciar el trayecto, el viajero puede visitar el Barrio Hondillo, situado junto a la plaza del Ayuntamiento, un lugar que conserva el sabor de los pequeños pueblos alpujarreños con rincones típicos como la Placetilla Colorá, el Pilarillo Chato o el Portal de las Chirinas. Los tinaos del Tío Pedro o el Callejón de Dieguito también son característicos de la zona. Son muy propios de este barrio las numerosas hornacinas que aparecen salpicadas por sus calles. Otros rincones típicos son la Placeta de Santa Ana, y la calle Virgen del Pilar.

Después de visitar la plaza del Ayuntamiento, el viajero no puede visitar Lanjarón sin pasar por el balneario de aguas medicinales que brotan de cinco manantiales distintos a una temperatura que va de 16 a 27 grados, con un caudal que llega hasta los 31.400 litros a la hora. Sus tratamientos están destinados al aparato digestivo, anemias, riñón y vías urinarias, reuma y traumatología, aparato respiratorio y sistema nervioso.

Próximo al balneario se encuentra el Parque Municipal El Salado, un pulmón verde presidido por varias especies de eucaliptos en un ambiente íntimo amenizado por el sonido del agua y de las aves. Desde el parque se pueden visitar las ruinas de un castillo árabe construido entre los siglos XII y XIII. Se accede al mismo a través de una vereda que parte del pueblo y desde la cual se domina todo el valle del río Lanjarón. La historia bélica de Lanjarón queda reflejada en estas ruinas, de prosapia árabe y conquista dificultosa. El castillo jugó un papel importante en la guerra de las Alpujarras, cuando a mediados del siglo XVI se levantaron los moriscos contra Felipe II.

Se deja atrás el castillo y se inicia el trayecto hacia el Paraje de Tello, el espacio donde se encuentran las concentraciones arbóreas más ricas y variadas de la sierra: castaños, pinsapos, cedros, pinos y otras especies únicas como las secuoyas y el ciprés de Lawson. Por el carril de la sierra se puede llegar hasta el pie del Cerro del Caballo, que es uno de los picos más altos de Sierra Nevada, por el carril de la Chaparra se puede llegar hasta el Tajo Expósito, que es otro de los lugares más bonitos de la zona. Otros parajes interesantes son el del Tajo de la Cruz, donde solían celebrarse los aquelarres de toda la comarca, o la Huerta de las Monjas, área recreativa junto al río Lanjarón. En la parte baja del trayecto hacia Tello se encuentra el manantial del Salado, conducido hasta el balneario para dar baños. Aparte de su termalismo y altísima salinidad, destaca el color rojizo de sus aguas, al dejar al aire los óxidos de hierro precipitados. Un poema de Lorca ilustra la fuente: "Y hubo un torrente de luceros sobre el cielo sin mancha...". El sendero, que discurre a través de pinos y almendros, descubre a hora y media del inicio desde el parque la acequia-nacimiento de Pedro Calvo. Esta fuente natural tiene una alberca en la que se ven los peces. A partir de este punto el sendero está flanqueado por pinos mediterráneos.

El pleno ascenso, el bosque concentra multitud de árboles de diferentes especies: distintas clases de coníferas, castaños, cerezos silvestres, serval... y al fondo, la nieve y la mole del Pico del Caballo, con más de tres mil metros de altitud .En sus laderas nace el río Lanjarón, famoso por sus cristalinas aguas y por cómo vuela hasta el mar. El Refugio Forestal de Tello y la arboleda que lo rodea ofrecen una vista singular. Abajo, uno de sus pinos mirando hacia la costa. Las panorámicas desde el camino muestran prados y cortijos serranos con su techo plano protegido con launa. Las laderas labradas en terrazas y salpicadas de cortijos envuelven en color el trayecto final de la ruta a tener en cuenta

EL BOSQUE
Prados forestales y terrazas labradas
Gracias a la climatología de la zona y a la diferencia de altitud en toda la demarcación, la flora autóctona es muy variada y su vegetación es muy rica y diversa: bosques mediterráneos en las zonas más bajas y vegetación de alta montaña en la parte alta de la sierra. Encinares, castaños, pinos, eucaliptos, olivos y un largo etcétera hacen que el sendero hacia Tello conserve una extraordinaria belleza durante todo el año, al conjugar multitud de olores y colores que constituyendo un claro ejemplo de toda la vegetación que caracteriza al parque natural de Sierra Nevada. Escobonales, retamales, espartales, romerales, jarales y tomillares constituyen un enorme potencial económico para el territorio, así como la manzanilla de la sierra. La fauna también es muy rica: se pueden contemplar desde las majestuosas rapaces como el águila y el halcón hasta los pequeños gorriones, cernícalos, verderoles, lechuzas, gavilanes o jilgueros. La cabra montés, el gato montés, la garduña, la jineta, las perdices, e incluso algunos jabalíes pueden asaltar el camino. Los numerosos cursos de agua que recorren el sendero proporcionan recursos como la pesca de la trucha, habitual en los ríos del Parque. Además existe en la zona un total de veinte especies diferentes de mariposas.

EL CASTILLO ÁRABE
Testimonio de los avatares históricos
El castillo de Lanjarón fue construido durante los primeros años en los que reinó en Granada la dinastía de los nazaríes, hacia 1231. Las tropas castellanas se refugiaron en él, así como los mudéjares en su rebelión de 1500, y posteriormente los moriscos. Poseía de dos a tres torres y un aljibe, además de tener un sistema defensivo próximo al fronterizo. Se puede adivinar su eficacia por su barbacana, palenque, foso y puerta principal (con estrías verticales por las que se deslizaban las partes laterales de la poterna, que cerraría herméticamente el acceso al castillo). La parte sureste era la más grande, aunque actualmente existe otra zona mejor conservada que estaba dedicada a condenas y castigos, lo que explica su condición subterránea, con pasadizos que llevan al exterior. En la actualidad está tapada por escombros. En la zona norte, donde estaban las principales garitas, se encontraba la torre albarrana, desde donde se aprecia el patio general con su camino de ronda.

Más información

Web: http://www.lanjaron.es/

Teléfono: 958770002



¿Dónde se encuentra?
Lanjarón (Lanjarón)

Vídeo