Escribe al propietario/a sin compromiso

Alquiler completo / Exclusivo

1 casa , 6 habitaciones , 3 baños

Capacidad: de 8 a 12 personas.


Descripción del alojamiento

Núm. de Homologación: CR/SE/00141 | Casa Rural

Situación del alojamiento: Aislada | Cerca de la Playa: No, y de la Montaña: | Acceso asfaltado: No

Cortijo rodeado de naranjos y frutales, cuidadosamente decorado, consta de 6 dormitorios, salón y una gran cocina campera. Tiene dos chimeneas una en el salón y otra en la cocina.

Se encuentra ubicado a 5 kms de Lora del Río y a unos 35 minutos de Sevilla y 45 de Córdoba, y junto a la sierra norte de Sevilla. Con muy buena comunicación tanto por carretera como por trenes de cercanías.

Tiene capacidad para 12 personas.


Calendario de disponibilidad :
  • Ocupado
  • Con plazas


Características y Servicios
Exterior:
  • Aparcamiento propio
  • Barbacoa
  • Jardín
  • Muebles de jardín
  • Piscina
  • Terraza
Interior:
  • Lavadora
  • Televisión
Habitaciones:
  • Casa adaptada para minusválidos
Restauración:
  • Servicio propio de comida a domicilio

¿Dónde se encuentra?
Carretera A431 Km 69
41440 - Lora Del Río (Lora del Río)
Ampliar mapa


Entorno y Actividades
Actividades en tierra firme :
  • Cicloturismo / Mountain Bike
  • Pesca
  • Caza
  • Senderismo / Trekking
  • Rutas a caballo
  • Quads
  • Talleres varios realizados fuera del alojamiento
  • Museos / Sitios de interés
Actividades aéreas :
Actividades acuáticas :
Qué ver, zonas de interés turístico
Ruta del Valle y la Campiña
Aunque cada una de estas zonas tiene recursos suficientes como para constituir rutas separadas, ofrecemos, sin embargo, la posibilidad de llevar a cabo una visita conjunta de ambos paisajes. No por ello debemos renunciar a conocer cada uno de los rincones insólitos que pueden sorprender en muchos lugares de cada una de ellas: El Poblado de El Priorato, representativo de las colonizaciones agrarias llevadas a cabo con el Plan de Regadíos del Bembézar, y cortijos tan interesantes como la Grulla, Ossorio, Los Fresnos, La Quinta, El Rincón, en la zona oriental, y el Álamo Alto, El Castillejo y Algarín, en el occidente.

Referente a la fauna la Vega es un lugar muy rico en especies acuáticas; las más abundantes suelen ser los ánades reales y las garzas y, entre las más llamativas, encontramos al martín pescador, el abejaruco y el pájaro moscón. La Campiña, por su parte, es muy rica en especies esteparias, destacando el aguilucho cenizo, la carraca y la alondra común.

Esta ruta se inicia tomando la carretera que, paralelamente a la margen izquierda del río Guadalquivir, conduce a El Acebuchal y Palma del Río. En todo este tramo, aunque es de predominio absoluto de la situación disclímax por la omnipresencia de los cultivos, sin embargo se tiene la oportunidad de conocer las feraces tierras de regadío del valle bético, con cortijos tan interesantes como La Catria, El Charco o La Ramblilla, destacando entre todos el cortijo de El Acebuchal, uno de los mejores ejemplos de cortijo andaluz de Lora, aunque se encuentre en un estado de conservación inadecuado.

Tras pasar por los núcleos de población de El Acebuchal y El Veredón se puede observar el impresionante corte hidrogeomorfológico de la “Barranca de los Ciegos”, auténtico meandro semiencajado del Guadalquivir que ha dejado al descubierto materiales profundos de naturaleza margosa.

Subiendo hacia el Cortijo de Velarde, se llega a la Mesa de Lora con magníficas vistas al valle y a la campiña de La Campana. Por el sur se divisan los cortijos de Guadalora, uno de los más prósperos de este sector, y, más lejos, El Marchante. Aquí toparemos con las mil veces expoliadas ruinas arqueológicas de “Lora, la Vieja”.
Atravesado el arroyo de “Agualora”, la principal corriente fluvial de todo el mediodía loreño, jalonado de adelfas, tarajes y otros arbustos ribereños, se sube por la carretera que se dirige hacia La Campana, donde aparte de observar otros interesantes cortijos (Mochales, El Puerto, Felipe, Los Gallos, ...), encontramos de nuevo la dehesa y los palmares en El Palo y Zahariche, solar de la afamada ganadería brava de Miura.

De regreso, es recomendable hacer una parada en la llamada “Cuesta de Felipe”, notable escalón topográfico entre la Vega y la Campiña, que posibilita una formidable visión panorámica de casi la totalidad del término municipal de Lora.

Ruta de la Sierra Norte Occidental y Dehesa Matallana
Iniciaremos nuestra marcha por parte del núcleo urbano en la carretera de Alcolea del Río. Un desvío a la
derecha nos conducirá a la Dehesa de La Matallana, inmenso parque abierto de propiedad municipal que, con
más de 300 hectáreas, está poblada básicamente por encinas, alrcornoques, pinos, eucaliptos, acebuches y
un matorral bien desarrollado que, junto a la vegetación riparia de sus muchos arroyos, constituye una mancha
aboscada de placentero disfrute para los amantes de la naturaleza. Conserva, además, restos importantes de
épocas pretéritas.

Pasada la Dehesa se pueden contemplar soberbios ejemplares de antiguos cortijos (La Concepción, La Pituta,
Los Frailes, Las Lapas, La Aurora,...) que evocan pasados esplendores del mundo rural agrario. Finalmente
se llega al Cortijo El Herrero, caserío señorial junto al Arroyo Algarín, el mayor colector de este sector
serrano. El paisaje vegetal alcanza en este lugar su clímax óptimo. Aquí se encuentra un importante paisaje,
mitad adehesado y mitad desarbolado, con manchones notables de matorral y aprovechamiento ganadero vacuno.
Matorral formado básicamente por jarales, entremezclados con romeros, mirtos y algunas aulagas y
cantuesos, además de madroños, labiérnagos, brezos y jaguarzos en las zonas umbrosas, donde suele llegar a
predominar el jarón o jara macho de hojas más grandes. Es el ecosistema mejor conservado de todo el término
de Lora.

Desde este punto se retorna hacia la Sierra de la Cruz, para dejar atrás los importantes cortijos de La Plata y Miranver, de excelentes panoramas paisajísticos, se continúa hacia “La Loma de las Cabras” y “La Piedra del
Cuervo”, de abrupto relieve granítico. Se terminará en la Carretera de Constantina, junto al cruce de la vía del Ave, donde podemos encontrar importantes restos medievales.
Faunísticamente en la Sierra podemos encontrar especies tan interesantes como el águila-azor perdicera, el
azor o el búho real. En los arroyos la variedad de especies es muy rica, encontrándonos junto a aves como la
oropéndola, el autillo o el ruiseñor, mamíferos como el gato montés, la gineta, el turón o el meloncillo. También se pueden observar reptiles tales como la culebra de escalera, la culebra bastarda, el lagarto ocelado, galápagos, etc.

Sierra Norte de Sevilla
Sevilla
Cordoba