Escribe al propietario/a sin compromiso

Alquiler compartido / Habitaciones

1 casa , 4 habitaciones , 2 baños

Capacidad: de 8 a 8 personas.


Descripción del alojamiento

Núm. de Homologación: Vivienda T. Vacacional | Casa Rural

Situación del alojamiento: Aislada | Cerca de la Playa: , y de la Montaña: | Acceso asfaltado:

Caserío rehabilitado. Tres habitaciones dobles, 2 con baño completo y uno con baño fuera de la habitación, pero para su uso exclusivo. Todas las habitaciones tienen posibilidad de derecho a acocina.
Próximo al centro urbano y al polideportivo.
Posibilidad de hacer senderismo diverso, así como de practicar diferentes deportes.
Calendario de disponibilidad :
  • Ocupado
  • Con plazas


Características y Servicios
Exterior:
  • Jardín
  • Muebles de jardín
Interior:
  • Televisión
Habitaciones:
Restauración:
  • Servicio propio de comida a domicilio

Otros servicios
Capacidad: 8 personas

Tipo de vivienda: edificio independiente.

Edificio: Rehabilitado.

Se alquila entera: NO.

Salón: Exclusivo clientes.

Zona verde: SI.

Permite participar en actividades agrarias: NO.

Admite animales: Fuera del alojamiento.

Adaptado para minusválidos: NO.

Actividades de ocio - 20 Km:

Ciclismo
Escalada
Excursiones a pie-paseos-senderismo
Pantano
Rutas en bicicletas de montaña

Prestaciones:

Tv en sala
Jardín
Espacio para recreo-zona verde


¿Dónde se encuentra?
Zenita,1
48230 - Elorrio (Elorrio)
Ampliar mapa


Entorno y Actividades
Actividades en tierra firme :
  • Senderismo / Trekking
  • Rutas a caballo
  • Museos / Sitios de interés
Actividades aéreas :
Actividades acuáticas :
  • Barranquismo
Qué ver, zonas de interés turístico
Duranguesado
La comarca bizkaina del Duranguesado se halla en pleno Parque Natural de Urkiola.
El parque de Urkiola, con el recoleto valle de Atxondo y los pequeños núcleos del entorno convierten a esta región en un paraíso para los amantes de la Naturaleza y los aficionados a la montaña, que pueden realizar un sinfín de excursiones a las cumbres circundantes, así como disfrutar de los paseos por los parajes del entorno, no sólo por su belleza, sino también por su ambiente tranquilo y fáciles accesos.
En lo relativo al patrimonio artístico y cultural, el Duranguesado guarda tesoros de gran interés como la necrópolis de Argiñeta, la torre de Muntsaraz, la iglesia de San Pedro de Tabira,etc.
En esta comarca abundan las leyendas sobre brujas y misteriosos habitantes de sus bosques y montañas, y las tradiciones vascas de la vida rural y el uso del euskera han perdurado hasta nuestros días y hoy gozan de buena salud.
La oferta turística del Duranguesado se completa con un amplio abanico de tentaciones gastronómicas y festivas que contribuyen a hacer más grata la estancia en este bello y agreste rincón de Bizkaia.

DURANGO es la capital de la comarca. A los pies de la Sierra de Urkiola y del Oiz. Se trata de una villa antigua, fundada en 1.178 que ha padecido de forma intensa los diferentes conflictos bélicos que, a lo largo de la historia han asolado Bizkaia.
Cuna de leyendas y brujería, quizá por la influencia del bravío paisaje circundante, conoció varios procesos inquisitoriales contra vecinos del pueblo acusados de herejes y practicantes de brujería.
Posee uno de los mejores frontones del País Vasco, el Jai Alai de Ezkurdi, con escuela de pelota. Además, hay orfeón, grupos de danzas y música vasca, escuela de bertsolaris, grupos de escalada y montañismo, museo de Arte e Historia, un teatro, etc. Destaca, por encima de todo, la Feria del libro y Disco vasco que se celebra en diciembre.
En el aspecto arquitectónico, Durango conserva un atractivo casco viejo típicamente medieval, la iglesia de Santa María, gótica del XV, la preciosa cruz de Jurutziaga (siglo XV). El Ayuntamiento, construido en 1556, la plaza de Santa Ana o de Pinondo, que alberga la Iglesia de Santa Ana. La iglesia, de estilo herreriano, es del siglo XVIII, el barrio de Tabira, cuya iglesia de San Pedro, que conserva trazas románticas de los siglos XII y XIII aunque fue restaurada en el XV, alberga un pequeño museo, el palacio Etxezarreta, en la actualidad sede del Museo de Durango, el palacio de Zabala y el hospital e iglesia de San Agustín.
Saliendo de Durango hacia Vitoria, entramos de lleno en el

PARQUE NATURAL DE URKIOLA. Se trata de un paraje espectacular desde el valle, a unos 150 metros de altura sobre el nivel del mar. Se levantan imponentes los paredones calizos de montañas que sobrepasan los mil metros y que parece se van a desplomar sobre el llano.
Estos muros constituyen el hábitat de halcones, buitres, leonados, cuervos, gavilanes, chovas y alimoches. Las hayas, robles, fresnos y encinas se adueñan de los barrancos, mientras que el bosque, por debajo de las rocas blancas, es terreno de sauces, alisios y helechos, y de aves como las lechuzas, los zorzales o los picapinos.
Además, en Urkiola se refugian diferentes especies de mamíferos y anfibios, como jabalíes, jinetas, zorros, martas, tejones, salamandras, ranas, lagartos, etc.
A lo largo de todo el parque se puede disfrutar de una interminable red de caminos y senderos montañeros marcados y señalizados, rutas de BTT, etc Existe escuela de escalada en Atxarte y un sinfín de rutas en las cumbres de Alluitz, Untzillaitz, Aitz txiki, Anboto, etc. con diferentes grados de dificultad. Los espeleólogos pueden disfrutar de innumerables cuevas y simas repartidas a lo largo y ancho del parque – en Abadiño existe un club donde informarse-. Entre tanta belleza sobresale la cima de Anboto, montaña mítica y cargada de leyendas. Se trata de una enorme mole caliza de casi 1.300 metros de altura, cuya ascensión entraña dificultad por lo escarpado y peligroso de algunas zonas.
En ella habita Mari, la Dama de Anboto, personificación de la Madre-Tierra que, tras peinarse con su peine de oro, vuela de Anboto a Oiz en su escoba durante las noches de tormenta.

ABADIANO (ABADIÑO), con varios edificios de interés, la Torre de muntsaraz, el palacio de Abadiano, la cárcel de Astola (siglos XVI y XVII), el molino de Aixezko Errota, el hórreo de Lebario y la ermita y cruz de Gerdiaga, bajo la cual se reunían las juntas de la merindad. Los restos arqueológicos hallados en Bolinkoba y Astakoba.

VALLE DE ATXONDO, a las faldas del Anboto, con caseríos reconstados sobre las estribaciones de Anboto, Urkiolamendi y Alluitz. Desde aquí parten numerosas vías y caminos para recorrer el cresterío de Urkiola, así como un camino peatonal sobre el trazado de un antiguo ferrocarril minero. Destacan también la iglesia de San Martín, en Marzana, y el Palacio de Señor de Marzana.