Escribe al propietario/a sin compromiso

Alquiler compartido / Habitaciones

Reserva Online

1 casa , 6 habitaciones , 6 baños

Capacidad: de 2 a 12 personas.


Descripción del alojamiento

Núm. de Homologación: KBI00082 | Casa Rural

Situación del alojamiento: Aislada | Cerca de la Playa: , y de la Montaña: | Acceso asfaltado:

En pleno parque natural del Urdaibai,a 3 km de las playas se encuentran el Caserío Merrutxu de Ibarrangelu.
El Caserío Merrutxu es uno de los más antiguos de la zona y se remonta en sus orígenes al siglo XVI, hace ya más de 500 años. Inicialmente de barro y adobe, en sucesivas generaciones ha sido trasformado hasta su estado actual.
En su última rehabilitación, se ha prestado un especial interés en conjugar con la mayor elegancia posible la comodidad y tecnología hacia sus clientes, con la naturaleza y aspectos relacionados tanto con la agricultura como con la enología.

Sus 20.000 metros cuadrados acogen el caserío, con una pequeña bodega y una zona de viñedos para la producción del propio Txakolí Merrutxu (vino con denominación de origen), dos invernaderos donde se cultiva el tradicional pimiento de Gernika y tomate de ensalada, y las áreas ajardinadas y destinadas al parking.
La oferta hotelera consiste tanto en habitaciones, una de ellas diseñada de forma especial para atender a personas discapacitadas , como apartamentos equipados con cocina tipo office,y todos disponen de calefacción, cuarto de baño completo, televisión digital terrestre y conexión a Internet wifi.

Calendario de disponibilidad :
  • Ocupado
  • Con plazas


Características y Servicios
Exterior:
  • Aparcamiento propio
  • Barbacoa
  • Jardín
  • Muebles de jardín
  • Terraza
Interior:
  • Calefacción Central
  • Wifi Internet
Habitaciones:
  • Baño en la Habitación
  • TV en la habitación
Restauración:
  • Servicio propio de comida a domicilio

¿Dónde se encuentra?
Bº Merru,15
48311 - Ibarrangelu (Ibarrangelu)
Ampliar mapa


Entorno y Actividades
Descripción de las posibles actividades a realizar por los alrededores
Capacidad: 12 personas (+6 camas supletorias)

Tipo de vivienda: mismo edificio acceso independiente.

Edificio: Rehabilitado.

Se alquila entera: NO.

Salón: Exclusivo clientes.

Zona verde: SI.

Idiomas: castellano, euskera, ingles.

Actividades agrarias: gallinas, horticultura, huerta, txakoli, vendimiar, viñedos.

Permite participar en actividades agrarias: SI.

Productos en venta: hortalizas, huevos, txakoli.

Admite animales: NO.

Adaptado para minusválidos: SI.

Prestaciones:

Calefacción general
Calefacción en habitaciones
Sala de estar excl. huespedes
Fuego bajo
Chimenea en sala
Tv en sala
Tv en habitación
Musica en sala
Información turística
Juegos de salón
Jardín
Conexión internet general
Conexión internet en habitaciones
Barbacoa
Bodega / sidreria
Actividades agropecuarias
Espacio para recreo-zona verde
Huerta
Terraza
Porche
Aparcamiento
Cerca transporte público
Accesible minusválidos
Wifi
Sala de reuniones
Pago con tarjeta



Actividades en tierra firme :
Actividades aéreas :
Actividades acuáticas :
  • Barranquismo
Qué ver, zonas de interés turístico
Urdaibai
La región de Urdaibai o Busturialdea tiene su eje natural en el río Oka, que desemboca en el mar formando un amplio estuario entre Gernika y Bermeo. Prácticamente la totalidad de la zona se incluye dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, uno de los más interesantes humedales del Estado y de Europa, punto de acogida de gran número de especies de aves. Se trata de una zona de fuerte carácter agrícola – con importantes mercados locales y cultivos hortofrutícolas-; y marinero – concentrado en los puertos pesqueros de Bermeo, Elantxobe y Mundaka-. Es una región muy atrayente, pues reúne gran cantidad de recursos turísticos: playas como las de Laga y Laida, montes accesibles por su poca altura, tradiciones, fiestas, exquisita gastronomía, tranquilidad, folklore, deportes vascos, y la posibilidad de realizar un sinfín de actividades al aire libre – observación de aves, senderismo, surf, cicloturismo, bicicleta de montaña, windsurf, submarinismo, piragüismo, pesca, etc – rodeados por una naturaleza especialmente pródiga en paisajes, fauna y flora que ha dado lugar a un entorno muy bien conservado y protegido. Además, Urdaibai atesora un interesante patrimonio cultural y arqueológico, como la Casa de Juntas y Arbol de Gernika, las cuevas de Santimamiñe, el bosque de Oma, el Museo del Pescador de Bermeo, etc.
Sin duda, lo más destacable de este trozo de Bizkaia es la singularidad de estar incluido dentro de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la Unesco desde 1984 y protegido por una Ley específica del Gobierno Vasco desde 1989, lo que garantiza su conservación y el mantenimiento de una relación armónica entre el hombre y la Naturaleza. El estuario que forma el río Oka en su desembocadura, centro principal de todo el entorno, es un espacio natural de 230 km2 insustituible para numerosas especies de aves: unas por tratarse de su hábitat natural durante todo el año, otras por considerarlo como punto de descanso en sus largas rutas migratorias estacionales y otras, en fin, porque aquí recalan para pasar el invierno. De esta forma, en Urdaibai es factible observar especies de aves en peligro de extinción y muy difíciles de encontrar en otros lugares: barnaclas, éideres, serretas,…También abundan otras más comunes, gran cantidad de anátidas, espátulas, gaviotas y aves de costumbres limícolas, como el zarapito real, el correlimos, las agujas, etc.
Incluso existen pequeñas colonias de halcones peregrinos en los acantilados de Cabo Ogoño e Isla de Izaro. También es importante la flora con extensos bosques de encinares cantábricos bien conservados. Entre las encinas, madroños, laureles y otros arbustos viven jabalies, ginetas, gatos monteses, tejones, roedores, zorros, águilas culebreras, pitos reales, carboneros, currucas, etc. En las zonas de dunas sobreviven a duras penas el cardo de mar o la lechetrezna.
Gernika, con 16.000 habitantes, es el centro de la comarca. Su posición estratégica como cruce de caminos le ha conferido desde siempre importancia mercantil y comercial. Además, su nombre va unido a la tradición foral del pueblo vasco y a la esencia de sus libertades históricas, por lo que es la capital sentimental y simbólica del País Vasco. Quizá por ello Franco decidió que fuera bombardeada y destruida por los aviones alemanes el 26 de abril de 1937, hecho que inmortalizó Picasso en su célebre Guernica. Sea como fuere, la Gernika actual es un pueblo bullicioso, a caballo entre lo rural y lo industrial, en donde la calidad de su gastronomía es fiel reflejo de su entorno privilegiado de mar y pastos. Estas delicias tienen cita puntual en el mercado agrícola y ganadero que se organiza todos los lunes, en especial el primer y último lunes de octubre. Otra tradición de Gernika es la afición por la pelota vasca, con el mítico frontón Jai Alai, y por las exhibiciones de herri kirolak (deporte rural), en donde, al contrario de lo que mucha gente cree, no sólo se mide la fuerza de los aizkolariak, arrijasotzaileak o segalariak (leñadores, levantadores de piedras y segadores, respectivamente), sino también su destreza, dominio de la herramienta y rapidez. Además, se celebran certámenes de teatro escola, música, gastronomía, comics, teatro, arqueología, jornadas de cultura y paz, etc.
En los jardines del Ferial está la fuente de Ursolo y la estela en memoria de los muertos en el bombardeo. Enfrente, la cuesta que asciende hasta la Casa de Juntas y la iglesia juradera de Santa María de la Antigua, donde los reyes castellanos debían jurar obediencia y respeto a los fueros vizcaínos, actualmente sede de las Juntas de Bizkaia. En la Casa de Juntas destacan las vidrieras, con escudos de los pueblos de Bizkaia, y en sus jardines, el mítico árbol de Gernika, símbolo de las tradiciones y libertades del País Vasco. Tras la Casa de Juntas, el convento y la iglesia neoclásica de Santa Clara, así como el antiguo Hospital del Señorío. Muy cerca, el extenso parque de los Pueblos de Europa, incluyendo el palacio de Montefuerte.
Mundaka, enclavada donde la ría tributa ya en el mar, es uno de los pueblos más bellos y antiguos de Bizkaia, con su pequeño puerto, su entramado de callejuelas, su ermita sobre el mar, su abrigada playa y su amplísima oferta gastronómica y turística. La iglesia de Santa María, de bella factura gótica del siglo XIV. Cerca se encuentra la torre de Mundaka, así como el palacio de Larrinaga y la casa de Simitur (siglo XVIII). La visita ha de terminar casi obligatoriamente, con un poteo por las tabernas y terrazas de la zona y una magnífica cena en alguno de los muchos restaurantes del pueblo o los alrededores. Por si fuera poco, según los entendidos Mundaka reúne unas condiciones excepcionales para la práctica del surf, y por ello no es raro ver a surfistas de toas las partes del globo.