Tu mejor guía de turismo rural y casas rurales

La tierra no es del hombre, el hombre es de la tierra.

Blog de Turismo Rural en A Coruña

18 de Mayo del 2016

A Coruña - Licenciados Buscan Casa De Aldea

Licenciados Buscan Casa De Aldea

La crisis empuja a jóvenes titulados a interesarse por comprar una vivienda en el rural debido a los bajos precios en comparación con lo que cuesta adquirir un piso en un área urbana

"Aldea compuesta por cuatro casas individuales frente al mar con magnífica paronámica hacia A Costa da Morte y una finca de 6.000 metros cuadrados, varias hectáreas de prados y cultivos, hórreos, alpendres y pajares. Piedra en buenas condiciones. Una gran oportunidad de tener un balcón frente al mar". Es uno de los anuncios publicados en la página web aldeasabandonadas.com para comprar aldeas que están a la venta, en este caso por unos 228.000 euros, menos de lo que pueden costar algunos pisos en una de las grandes ciudades gallegas. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) alertan de que unas 1.669 aldeas están abandonadas en Galicia, una sangría que crece cada año con 55 núcleos desaparecidos solo en 2015. A medida que las aldeas se quedan sin vecinos aumenta el interés de familias de otros países que quieren cambiar de aires y una vida tranquila en el rural, y sobre todo de jóvenes gallegos y de otras comunidades que buscan una casa de aldea para tener una vivienda propia que no pueden permitirse en las áreas urbanas. En aldeasabandonadas.com empezaron con apenas tres pueblos a la venta y desde que abrieron la página ya han encontrado compradores para medio centenar de núcleos en la comunidad gallega.

En su web ofertan a día de hoy casi 40 aldeas completas, 16 de ellas en la provincia de A Coruña, aunque la mayoría de los compradores no quieren hacerse con el núcleo completo sino simplemente con una casa a la que trasladarse a vivir. La gerente del portal, Elvira Fafián explica que Galicia es "una oportunidad" para este negocio porque el 80% de los anuncios corresponden con aldeas ubicadas en esta autonomía.

El perfil del comprador ha variado en los últimos años y ya no solo se interesan por hacerse con una casa de aldea extranjeros que quieren jubilarse en el rural gallego. Los foráneos son todavía los que más demandan casas para vivir en el campo pero se trata sobre todo de familias que reclaman casas de piedra -porque el aislamiento que ofrecen lo consideran una "reliquia"- y "sin rehabilitar" para acondicionarlas a su gusto. Belgas, americanos, franceses, alemanes y argentinos, al igual que muchos hijos de emigrantes gallegos, son los que más se interesan para desconectar en verano o convertir el campo en su forma de vida atraídos por los bajos precios de las casas de aldea. Desde aldeasabandonadas.com les asesoran mediante traductores de la ubicación de la vivienda, los servicios como centros educativos y de salud cercanos, si el núcleo tiene sistema de alcantarillado... y les ayudan en todo el papeleo como el empadronamiento en el concello donde van a residir.

Fafián aclara que algunos buscan tierras que se puedan trabajar como es el caso de los inversores, aunque este tipo de viviendas han perdido interés como lugar donde instalar un negocio, debido a la sobreoferta del negocio de las casas rurales que -indica- incluso ha obligado a algunos empresarios que las regentaban a cerrarlas "por la crisis o porque sus hijos no están interesados en seguir con el establecimiento". "La gente no compra para montar una casa rural. Nos piden una casa de aldea para vivir sin reformar en cualquier rincón de la geografía gallega", insiste la representante de la página aldeasabandonadas.com. Con este objetivo surgieron desde el inicio de la crisis nuevos perfiles de clientes. Por una parte, personas entre 45 y 55 años que se han quedado sin trabajo y no les importa cambiar de aires al ver en el campo "una oportunidad" para labrarse un futuro. Pero el colectivo que más ha repuntado es el de jóvenes universitarios gallegos que buscan independizarse y debido a la recesión, la escasez de empleo y las dificultades para ahorrar ven que en las ciudades no es "viable". En una aldea, por el contrario, podrían tener una vivienda en propiedad desde un mínimo de 30.000 euros -aunque hay ofertas de aldeas enteras que llegan a los 400.000 euros- y "ven además el ahorro que supone tener impuestos como el IBI más bajos o no tener que pagar un parking para el coche". Elvira Fafián aclara que este grupo no suele dedicarse al sector primario sino que trabaja desde casa o se trasladan a otras áreas para desempeñar su puesto de trabajo. También cuentan con la opción -señala- de alquilar la vivienda que le interesa una temporada con opción a compra.

Desde el portal de venta de aldeas constatan un aumento de este mercado que hasta hace poco estaba "totalmente paralizado". Fafián atribuye este crecimiento a que ya no existe esa mentalidad de que la gente no vendía porque "estaba mal visto deshacerse de la casa en la que habían vivido siempre sus padres".

Por eso, recomienda a las personas que por circunstancias de la vida tienen que dejar su vivienda en el rural que la ponga a la venta porque existe "un nicho de mercado importante con compradores interesados" que contribuirán, aunque sea en una pequeña parte, a repoblar las aldeas que cada año se quedan sin vecinos o que están al borde de la desaparición.

Enlace externo para + información



2017 - Espacio Rural, turismo rural y casas rurales en España - Aviso Legal